vallecanino

Flores Bach

Terapias alternativas: Flores de Bach para perros.


¿Qué son las flores de Bach? Historia de las flores

Las flores de Bach son unas infusiones preparadas a partir de flores de plantas naturales de la región de Gales. Constituyen un sistema de sanación desarrollado por el Dr. Edward Bach a principios del siglo XX, entre los años 1926 y 1936. Este sistema y la filosofía del mismo han dado lugar al desarrollo de la terapia floral, en la que se incluyen nuevos sistemas florales, correspondientes a plantas de otras áreas geográficas.

Edward Bach nació en 1886 en Mosley, Inglaterra. Entre los 16 y los 19 años, trabajó en la fundición de su padre, lo que hizó entrar en contacto con la enfermedad y con el miedo a la misma, entre sus compañeros. Esto despertó en él el interés por la curación. De manera que a los 20 años (1906), ingresó en la universidad de Birmingham para cursar estudios de Medicina. Hasta 1915 desarrolló una excelente carrera médica. Durante estos años, se terminó de formar en el Hospital del Colegio Universitario (University College Hospital) y en la universidad de Cambridge, alcanzando la siguiente titulación: Miembro del Real Colegio de Cirujanos, Licenciado del Real Colegio de Médicos, Diplomado en Salud Pública. La práctica a lo largo de estos años, le llevó a constatar que diversos pacientes con un misma enfermedad, requerían tratamientos diversos.

A partir de 1978, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido las flores de Bach en el grupo de medicinas tradicionales, recomendando su uso.

Los distintos grupos florales

Bach clasificó las 38 flores que constituyen su sistema floral en 7 grupos, de acuerdo a los estados emocionales que tratan cada uno de ellos. Dichos grupos son:

  • Para los que sienten temor. Este grupo está constituido por 5 flores: heliantemo, mímulo, cerasífera, álamo temblón y castaño rojo.
  • Para aquellos que sienten incertidumbre. Esto grupo está compuesto por las siguiente flores: ceratostigma, escleranto, genciana, aulaga, hojaranzo y avena silvestre.
  • Para aquellos que no presentan suficiente interés por las circunstancias presentes: clemátide, madreselva, rosa silvestre, olivo, castaño blanco, mostaza y brote de castaño.
  •  
  • Para los que sufren de soledad: violeta de agua, impaciencia y brezo.
  • Para los que sufren de hipersensibilidad a influencias y opioniones externas: agrimonia, centaura, nogal y acebo.
  • Para el abatimiento y la desesperación: alerce, pino, olmo, castaño dulce, estrella de belén, sauce, roble y manzano silvestre.
  • Para la preocupación excesiva por el bienestar de los demás: achicoria, verbena, vid, haya y agua de roca

Administración:

Los consejos sobre la administración de las flores en los animales varían ligeramente de unos autores a otros, si bien se puede resumir en las dos formas siguientes más comunes: preparar una botella de 30 ml en la que se añaden dos gotas del frasco de stock, de cada una de las esencias indicadas. Estas gotas se diluyen en agua mineral. Para mejorar la conservación de la fórmula, se puede añadir un chorrito de cognac o brandy. Una vez realizada esta preparación, administrar al perro 4 gotas 4 veces al día o bien añadir unas 10-20 gotas diarias en el bebedero.

Los frascos con las esencias florales (frascos de stock) se venden en herbolarios y parafarmacias, su coste es de unos 10 € por esencia.

Descripción de las distintas flores:

Antes de pasar a realizar la descripción de las 38 flores de Bach, queremos reflejar una serie de indicaciones sobre las mismas:

  • Esta información es orientativa y siempre se recomienda acudir a un terapeuta especializado, que os podrá indicar las esencias más apropiadas para el caso de vuestra mascota.
  • Además, no olvidéis que la terapia floral es una terapia complementaria de la medicina alopática y no debe sustituirla, por lo que ante cualquier indicio de enfermedad, es necesario consultar siempre con el veterinario.
  • Como apunte anecdótico destacar que muchos de los estados anímicos de nuestras mascotas se relacionan con los nuestros o con pautas de comportamiento inadecuadas por nuestra parte, de forma que una evaluación conjunta de los dueños y la mascota suele ser mucho más eficaz en los resultados obtenidos.

A continuación se hace una descripción de las distintas flores, partiendo de la definición original del propio Edward Bach. Se incluyen además diversos comentarios sobre las flores, orientados especialmente a su uso con nuestras mascotas. Estan separadas por grupos, de acuerdo a los estados emocionales que tratan:

  • Miedo o temor
  • Incertidumbre
  • Falta de interés por las circunstancias presentes
  • Soledad
  • Hipersensibilidad a influencias externas
  • Abatimiento y desesperación
  • Preocupación excesiva por el bienestar de los demás
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=